Uncategorized

Entre letras y notas musicales.

Dicen que leer abre la mente de las personas y hace que la imaginación explote. Dicen que puedes conocer nuevos mundos, nuevas personas, nuevos sentimientos, en fin, dicen que leer te lleva a explorar nuevos horizontes.
Ya saben que yo les soy sincera,o mínimo, lo intento la mayor parte del tiempo. Leer no es mi hobby. Sí, claro que he leído algunos libros en mi vida, pero son de esos que TIENES que leer en la primaria y secundaria para hacer los famosos “reportes de libro”. La verdad, yo siento que eso es un punto negativo de mí. A mí me encantaría poder disfrutar de un buen libro en una tarde de lluvia con una taza de café como muchos lo hacen, pero bueno, a mi pregúntenme de videos en Youtube, de Pinterest y cosas que tengan que ver con el internet. (Malamente, su servidora se la vive en su computadora)
El punto, es que este fin de semana (la verdad es que empezó desde el Jueves), me fuí a un algo largo viaje en carretera. Decidí llevarme un libro que hacía tiempo había empezado a leer pero, como de costumbre, lo dejé a medias. Raro en mí, no tenía ganas de escuchar música e imaginarme una película en mi mente como siempre lo hago en la carretera, así que tomé el libro y empezé (otra vez) a leerlo. En vacaciones también había empezado otro libro, y según yo, me había “atrapado” en su historia, pero al seguir leyendo el libro en la carretera (“If I stay”, se llama) me dí cuenta que éste, en verdad me había “atrapado”. El libro me llevó a sentir la historia mientras la leía, a percibir los sentimientos del personaje principal de la manera en el que la autora los describía, a sufrir los momentos difíciles y tristes del libro. Era oficial, la historia me había envuelto de una manera increíble. Cuando lo terminé de leer (en 2 días, sorprendentemente) y con mi cara llena de lágrimas, me dí cuenta que me había enamorado de la historia, que me había encariñado con todos los personajes y que me hubiera gustado seguir leyendo de sus vidas. No sé resumir muy bien ni las películas y pues, mucho menos los libros. Pero lo fantástico de este libro, es que uno de sus temas es la música y la reacción de ésta en las personas. Veámoslo así: Existen muchas canciones que nos gustan y que las podemos cantar alegremente, ¿verdad? Pero existen otras canciones que te transportan, que te llevan a viajar en tu imaginación. Canciones que, para nuestra mala suerte, no podemos explicar lo que causan en nosotros. Es todo un collage de sentimientos. Son esas canciones que algo mueven en nosotros y que pueden llegar a nuestro corazón. Son esas canciones que sientes una alegría (de verdad) inexplicable, tan inexplicable que ni siquiera lo puedo plasmar en una hoja. Creo que me hicieran falta hojas  para poder seguir con este tema que, personalmente, me llega al alma (cursi,cursi,cursi). Pero sólo les quería contar mi experiencia de el libro “If I stay” y el por qué, segun yo, me atrapó tanto. La magia de las palabras y la música es realmente poderosa. Personalmente, ambas me inspiran y creo que a muchas personas les sucede lo mismo. Ahora más que nunca, tengo ganas de buscar otro libro así para conocer nuevas personas, nuevos lugares y, por supuesto, una nueva historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s