Uncategorized

Día 27 – Cosas que nunca te dijeron de la universidad.

Habíamos oído muchas cosas e imaginado otras tantas que iban a pasar cuando pasaras de prepa a la universidad. Otras miles de cosas fueron las que nunca me advirtieron que iban a pasar en mi vida de universitaria. Esas cosas malas de las que nadie te quiere poner sobre aviso para no asustarte:

1. Los horarios: El horario puede ser un aliado en tu vida o puede acabar con ella en un semestre. Así es, puedes tener el horario más padre del mundo como ir de 9 a 1 a la escuela, o tener una hora libre entre cada clase, salir a las 2 de la tarde y regresar a la escuela a la clase de las 4. Pero lo bueno del caso, o lo malo si es que tienes uno de esos horarios perfectos que pocas personas tienen, es que cambian con cada semestre.

2. Horas libres: ¡Qué risa! Al principio yo me quejaba porque no tenía horas libres, pero no sabía de la que me estaba salvando. Las horas libres NO son recesos. Las horas libres son huecos que te hacen tener uno de esos malos horarios de los que hablábamos antes. Y como universitaria novata, quieres que todas tus amigas de la prepa tengan la misma hora libre para platicar y no sentirte awkward caminando por la escuela. Y pues no, a veces no corres con esa suerte.

3. ¿No más mamá y papá?: No señorita. Aquí ya eres una persona adulta y ya no hay mamá y/o papá que puedan ir a salvarte de esa maestra malvada que te odia y que te trae la contra. Tampoco van a ser ellos los que vayan a hablar con tus maestros cada que te enfermes y no puedas ir a la escuela. En la universidad ya eres tú contra tus problemas. Tú y solo tú. Ahí ya eres tomada en cuenta como persona adulta. Pero eso era lo que querías, ¿no?

4. ¿Justificantes médicos? Bien por ti: (No sé si este aplique para todas las escuelas, pero por lo menos en la mía sí.) ¿Te enfermaste y faltaste toda la semana a la escuela? ¡Ah! ¡Pero tienes justificante médico! Papelito habla, ¿verdad? Claro, ante las reglas de la escuela vas a estar justificada de las faltas y de tus tareas. Pero eso no significa que las faltas se van a borrar como por arte de magia. Las faltas ahí siguen, a lo único que tienes derecho es a llevar las tareas, trabajos o exámenes en los que te atrasaste. Lo bueno que tienes un cierto límite de faltas para que aún puedas presentar los finales. Pero de eso hablaremos ahorita.

5. ¡Qué bien! ¡Puedo faltar 8 veces a la escuela!: En las escuelas te dan tus límites de falta por semestre y sí, al principio piensas que son tus permisos para faltar. Pero, ¡OJO! Si te enfermas y faltas toda la semana o casi toda la semana (porque ya me pasó, eh) y ya te habías gastado 4 de tus faltas en ir a desayunar con tus amigas o en esos días de flojera extrema, permíteme decirte que tienes la probabilidad de no poder hacer tus exámenes finales. Por eso, de verdad, tienes que tener mucha conciencia en cómo vas a utilizar tus faltas. Acuérdate que a veces a la vida le gusta hacer bromas pesadas y nunca sabes cuándo puedas hacer uso real de esas faltas asignadas.

Por último, va el que yo considero el más importante de todos:

6. Los amigos de la prepa que se van a estudiar: En mi caso, se trata de mi mejor amiga, y nunca me dijeron que eso de que se fuera a estudiar implicaría contar los días que faltan para verla y no querer contarlos ya que se va a ir. Se los juro que es horrible. Por ejemplo, ahorita ya le quedan muy pocos días aquí y siento bien feo de tener que esperar otro semestre más para que vuelva. Claro que hablamos por teléfono, skypeamos y hablamos por whatsapp pero obviamente no es lo mismo contar una de esas grandes tragedias de la vida por celular, a marcarle y decirle que vaya a tu casa. Eso es algo que me cuesta muchísimo y que por más práctica que tengo, nunca me llego a acostumbrar. Eso es algo muy importante que nadie te dice de la universidad.

Anuncios

2 comentarios sobre “Día 27 – Cosas que nunca te dijeron de la universidad.

  1. Y lo que falta cuando tus amigos se vayan a trabajar a otra ciudad, peor, cada Navidad y si acaso. Me encantó este post y me dio nostalgia recordar mis días de universitaria, recuerdo que si llegabas más de 10 minutos tarde, también era falta 😦
    Saludos Ana Lucía 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s