Uncategorized

La tan mencionada “belleza exterior”.

Ya sé que siempre dicen que la belleza interior es la que importa. Hasta yo les he dicho cosas como que una mala actitud arruina una cara bonita. Y claro, eso nunca lo voy a dejar de decir. ¿O no les ha pasado que ven a una niña o a un niño súper guapos pero que terminan siendo súper mala onda y esa belleza exterior termina pasando a segundo término?  Porque yo sí he conocido a personas así.
Pero bueno, esta vez vamos concentrarnos y a platicar de esa belleza exterior con la cual a veces no nos llevamos tan bien.
Nuestras imperfecciones pueden llegar a ser incontables e interminables según nosotros, ¿no? Que si estoy muy gorda, que si estoy muy flaca, que si tengo granos, que si estoy muy chaparra, que si estoy muy alta, que si soy muy morena, que si parezco un fantasma de lo blanca, que si tengo poco pelo, que si parezco la mujer loba… ¿Al final uno nunca termina contento o qué?
Pienso que la belleza exterior es sólo tan importante como nosotros queremos que sea. Es como esa frase que leí una vez y que se las compartí en una entrada: “eres tan feliz como tú decides que quieres ser”. Lo mismo pasa con la belleza y/o las imperfecciones; son tan importantes como nosotros decidimos que sean. No hay más.
Creo que todos, o la mayoría, tenemos a una persona que se nos hace súper bonita o muy guapo y a veces hasta nos cuestionamos de que si ellos también tendrán sus días de sentirse incómodos con su físico. Pues lo más seguro es que sí.
Los voy a marear de tanto decírselos pero hay que entender que NADIE es perfecto aunque parezca todo lo contrario. Todos tenemos nuestras debilidades, nuestras imperfecciones y nuestros miedos. Así somos y así estamos bien porque es nuestra propia esencia.
¡Ufff! ¡Si yo les contara las veces que me quejo de mi físico o que me siento insegura! Pero, ¿les doy un consejo? Rodéense de las personas que puedan ver más allá de la belleza exterior. Manténganse cerca de esas personas que, aunque estén en su peor día (segun ustedes), los vean bonitas y guapos por el simple hecho de ser la persona que son, porque llega un punto en el que la belleza interior sale hacia el exterior y es eso lo que la gente ve de ti y es eso lo que a la gente le agrada de ti.
Claro, eso no significa que lo de afuera no tenga valor y que puedas salir a la calle totalmente desarreglada, con ropa sucia, sin bañarte y con zapatos rotos porque “sólo la belleza interior cuenta”. No, no. No me malentiendan. Es obvio que también tenemos que echarle ganas al físico y arreglarnos, usar perfume y ser una persona saludable para así, darnos un bonus.
Eso es, la belleza exterior sólo es ese bonus extra que nos ayuda a tener buena apariencia pero que siempre tenemos que estar al pendiente de ella, cuidarla y mantenerla en buen estado.
A veces las personas necesitamos un empujoncito. A veces necesitamos de una porra que nos anime. Por eso, hoy les quiero decir a las personas que están leyendo esta entrada, que son bonitas. ¿Saben por qué? Por el simple hecho de ser humanos. Porque todos los días tienen una oportunidad de ser mejores personas. Porque si tienes un carácter horrible, mañana (si Dios quiere) tendrás la oportunidad  de ser una mejor versión de ti mismo y eso es lo que va a pasar a primer término, como ya les mencionaba.
¿Te sientes inseguro? ¿Te quejas de tu físico? Arréglate, ponte ropa bonita y cómoda, usa tu  perfume favorito, maquíllate, ponte zapatos lindos, péinate, pero sobre todo, siempre lleva tu mejor actitud y tu sonrisa más grande.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s