Diario de un viaje

Cali Diary – Día 1

Todo iba perfecto hasta que salimos a las 5 de la mañana del motel tétrico de carretera rumbo a California. No habíamos pasado la mejor noche después de una larga jornada de viaje porque en la madrugada habían pasado como 5 trenes pitando y hacían que las paredes y las ventanas retumbaran y temblaran. Parecía película de miedo, de verdad.
En fin, con unas cuantas horas de sueño salimos tratando de ganarle al tiempo para llegar temprano a nuestro destino: Anaheim.
Desayunamos riquísimo en una cafetería de esas de paso que están en las gasolineras. Yo pedí café (buenísimo) y unos panes tostados. Y es que, bueno, ¿quién tiene tanta hambre a las 5:30 de la mañana? Aunque pensándolo bien, puedo responder a esa pregunta: mis papás.
Mi mamá pidió un huevito con tocino y un hot cake de tamaño universal (que se veía riquísimo), pero el ganador del trofeo al desayuno más rico se lo llevó mi papá. Pidió un omelette con queso y tomate, papa hash brown (de mis favoritas) y luego le trajeron algo extraño que era como un bísquet partido por la mitad bañado con una cremita. Yo, como buena gordita probé de todo y justamente ese fue mi error.Mientras pasaban las horas en la carretera, sentía un dolor de estómago que parecía no tener fin y al llegar por fin a Anaheim, el dolor ya estaba a nada de ser insoportable. Les juro que estaba sufriendo como nunca.
Me sentía tan mal que tuve que quedarme en el hotel en mi primer día. ¿Se imaginan? ¡Después de semanas de soñar despierta entre clases con mi llegada a California! Así es, no fue para nada justo pero puedo decir que tomé la mejor decisión de quedarme a descansar en el hotel aunque eso supuso un sacrificio del primer día de compras. Ni modo, la salud va primero.
La verdad no me puedo quejar, porque sí compré algunas cositas antes de internarme en el hotel:

IMG_5018

 

Gracias a Dios al final del día me sentía un 80% mejor y tenía muchísima hambre, así que nos fuimos a cenar a un restaurante que se llama MORTON’S que estaba delicioso. Pedimos dos entradas: callos envueltos en tocino y un tipo pastel de cangrejo, ¡riquísimos! De plato fuerte cenamos rib eye y t-bone acompañados de tres guarniciones: mac & chesse, french fries pero estilo gourmet y espinacas con champiñones. Se podrán imaginar que a esa hora ya estaba un 95% mejor y con un hambre feroz.

IMG_5021

IMG_5025

También pedimos un pequeño postre:

IMG_5026

 

Ya que llegamos de cenar estaba como una niña chiquita que espera la mañana del 25 de Diciembre para abrir sus regalos, pero esta vez yo esperaba otra cosa… Después de 7 años, ya quería estar en Disney otra vez.
Este diario continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s