Un poquito de inspiración

El juego del desprendimiento.

Es curioso porque, sí, todos nacemos atados a algo, o más bien a alguien.
Ese alguien es el ser del cual vamos a depender los primeros años de nuestra vida y a pesar de eso, estamos obligados a soltar esa unión entre nosotros y esas personitas que resultan ser nuestras mamás. A pocas horas de llegar a esta vida, solos e indefensos, nos separan de la única persona que conocemos. Rudo, ¿no? Pero inevitable porque si te pones a pensar, sería imposible (según yo) crecer atado a tu mamá.

Cuando crecemos, se nos va convirtiendo en hábito eso de aferrarnos a cosas, lugares, personas, ideas y sueños, y ‘dejar ir’, ‘soltar’, o ‘liberarse’ de lo anteriormente mencionado, resulta ser una de las experiencias más difíciles que vamos a vivir.
A mi manera de pensar, creo que nos aferramos mucho a tantas cosas porque empezamos a construir un futuro basándonos en ese lugar, en ese sueño y/o en esa persona, y se nos olvida (otra vez) que el futuro no está en nuestras manos. También somos expertos en olvidar que nada es para siempre y pues digamos que eso tampoco nos ayuda en el proceso de ‘dejar ir’. Total, al final de cuentas sufrimos por nuestra culpa. Sufrimos porque no queremos destruir ese futuro que brillaba en nuestras mentes. Ese futuro que nos ilusionaba y que sentíamos tan cercano.
A mis 22 años, les puedo decir que eso de ‘dejar ir’, ha sido uno de los procesos que más esfuerzo y paciencia me ha pedido (en mi corta experiencia de vida, claro). Es una lucha constante que te llega a desgastar física, mental y emocionalmente. ¿Cómo decirle adiós a aquello que tanto soñábamos, a aquello que tanto queríamos? Es difícil. MUY difícil.

¿Y por qué estamos obligados a ‘dejar ir’? Porque de lo contrario, iríamos arrastrando una cadena de frustración por toda nuestra vida.
Duele aceptar que ya no vas a poder realizar tu sueño, duele tener que despedirte de ese lugar tan mágico, duele separarte de esa persona especial, pero tienes que centrarte en la realidad y afrontar el hecho de que ya pasó. Ya fue. El ciclo destinado para ese capítulo llegó a su fin y tienes que agarrar la pluma una vez más para empezar a escribir el próximo (frase típica pero cierta).
En mi corazón, creo que sé una verdad o al menos puedo decir que acepto la idea de que si ese sueño, ese lugar o esa persona están destinados a ser parte de ti, no habrá fuerza existente que impida que en algún momento de tu vida vuelvan, pero por ahora debes de disfrutar lo que tienes en vez de frustrarte por lo que ya no está en tu vida. Debes de soltarte a eso a lo que te aferrabas para estar en paz contigo misma y poder seguir.

Todo esto es igualito a un juego que jugamos mi familia y yo en Navidad. Todos llevamos un regalo de verdad y uno de broma y los ponemos al centro de una mesa. Cada familiar tira los dados y si le cae par tiene derecho a escoger un regalo. Ya cuando la mayoría tiene un regalo en sus manos, empieza la fase del desprendimiento, en la cual si alguien lanza el dado y le sale número par, tiene derecho a escoger el regalo que tú tienes. Tal vez tengas suerte y los dados te regalen un número par para poder recuperarlo. Tal vez aquel regalo era uno de broma y no el verdadero, o tal vez el regalo de plano no era para ti.
No sé si me entiendan, pero es lo mismo que les decía. Si Dios, la vida, el destino o lo que ustedes crean que está a cargo de su futuro, quieren que eso suceda, va a suceder y punto.
La vida tiene mucho que ofrecernos y les puedo decir que SIEMPRE vendrá algo mejor. Algo que no imaginaban pero que también los hará sonreír e ilusionarse, créanme.

Yo confío en la vida.
Confío en el tiempo.
Confío en Dios.
¿Y ustedes?

Ana Lucía.

Anuncios

2 comentarios sobre “El juego del desprendimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s