Entre libros...

Dios nunca parpadea (Parte II)

¡Hola queridos lectores y feliz inicio de semana!
El lunes pasado les estaba platicando sobre el libro que leí, “Dios nunca parpadea” de Regina Brett (click aquí para leer esa entrada). Hoy les terminaré de platicar las lecciones que este libro me dejó:

10. “Todo lo que quise llegó, una vez que establecí las prioridades”: Esta frase nos la comparte la autora en su libro y me hizo reflexionar bastante. Yo vivo pensando en algo que quiero en específico pero que no es prioridad en mi vida. ¿Les ha pasado? Puede ser un evento, a una persona, un viaje, un aumento de sueldo, un cambio de rutina, lo que ustedes quieran pero que no es lo más importante de sus vidas. No importa lo que sea, va a llegar cuando pongan lo más importante por delante. Regina se pasó su juventud buscando a una pareja. Un compañero de vida. Un esposo y un padre para su hija. La autora le otorgaba demasiada importancia al hecho de tener una relación estable. La vida primero la llevo a estudiar, graduarse, conseguir trabajo, crecer a su hija y después, ya que había hecho lo más importante, llegó el amor a su puerta. Es así como nos dice que primero debes de establecer las prioridades y después, eso que anhelas, llegará. Todo a su tiempo. O bueno, mas bién todo al tiempo de Él.

11. Las redes sociales son más irreales que una película de ciencia ficción: Ok, esto no lo dice tal cual el libro, pero después de leer el capítulo 40 (“Deja de comparar tu vida con la de los demás), esto fue lo que me quedó a mí. Confieso que yo soy de esas personas que compara y anhela la “fabulosa” vida de los famosos o personas millonarias que se la pasan viajando y dándose lujos. Me la paso creyendo que todo lo que veo en las redes sociales (principalmente en Instagram) es la descripción visual de sus vidas y no es así. Se me olvida que la gente sólo muestra lo que quiere presumir. Nadie va a subir fotos de las tragedias, dramas y tristezas, ¿no? Y no estoy diciendo que las redes sociales sean malas, simplemente estoy diciéndoles que no hay que dejarnos llevar por lo que vemos en ellas. Es sólo la parte divertida y bonita de la vida de las personas, pero TODOS tenemos nuestros días malos, nuestros problemas, nuestros corazones rotos, nuestros sueños frustrados, nuestros demonios internos. Cada quien en su estilo de vida sufre por cosas malas y goza de cosas buenas.

12. “Despejar te obliga a soltar el pasado. Crea una nueva abertura para el futuro”: Y esta lección la tengo que extraer con las exactas palabras de la autora. “Una vez que desalojas el exceso, puedes abrazar lo esencial: aquello que es hermoso, significativo y mejora tu vida. Cuando finalmente dejas ir a la persona que solías ser, descubres la persona que eres ahora y la persona en la que te quieres convertir”. Ni de chiste lo pudiera haber dicho mejor con mis palabras. Es esta bronca diaria con la que luchamos muchos de nosotros: No podemos dejar ir lo que fue. Lo que era. No podemos dejar ir el pasado. ¿Pero cómo queremos salir de ese hoyo si no estamos dispuestos a ayudarnos? Va a haber muchas personas que nos pueden echar la mano, pero en nosotros está la decisión de tomarla e impulsarnos para salir. El pasado ya fue, ya no está. YA NO LO TIENES. Aprovecha el presente que es lo que tienes ahora. Sea mucho o sea poco, aprovéchalo porque es lo único que tienes seguro.

13. Ya tienes todo lo que necesitas: Regina nos dice en el libro que la envidia es una pérdida de tiempo y nos cuenta la historia de un tío que al momento de morir dijo que había vivido una vida maravillosa. La autora escribe, “la felicidad no consiste en obtener lo que quieres. Es querer lo que ya tienes”. No te amargues por pensar en todo lo que no tienes, mejor disfruta de todas las bendiciones que Dios te regala día a día.

14. Es normal caerse. Es normal caerse más de una vez: ¡Uff! Me ha pasado cien mil veces que “me tropiezo con la misma piedra”, ¿a ustedes no? Vuelvo a usar las palabras textuales de Brett, “De vez en cuando las cosas en que nos apoyamos pierden su capacidad de ayuda, y nos dirigimos a toda velocidad a los lugares prohibidos”. Cuando estamos luchando contra algún vicio y tenemos apoyo de amigos, religioso, grupal, médico, cualquier tipo de apoyo, es común que a veces no sintamos tanto esa ayuda porque la tristeza y la frustración llegan a ser cegadores y se convierten en bloqueos para la vida. Entonces pasa que volvemos a esos lugares que tanto daño nos hacen. Nos pasó una vez, nos está pasando y tal vez nos volverá a pasar, pero lo importante es APRENDER y cada día hacernos más fuertes. Es cuestión de disciplina, determinación y voluntad. Tú puedes, ¡vence ese vicio! Te aseguro que eres muchísimo más fuerte que él.

15. No engrandezcas tu crisis existencial: “No horribilices lo que estás sintiendo. El mundo no se está acabando, sólo estás experimentando turbulencia. El avión es seguro. El piloto es bueno. Estás en el asiento correcto de la vida. Sólo diste contra un cúmulo de aire agitado. Espera. Pasará”.

16. Cambia de perspectiva ante los milagros: Casi todos pensamos que un milagro es un regalo de Dios, y sí, sí lo es. Pero también existen aquellos milagros en los que Dios quita algo de tu vida. A veces resulta ser una bendición que algo ya no esté contigo.

17. Tenemos el poder de hacer feliz a otros: Tenemos que ser lo suficientemente humildes para regalar una sonrisa, un abrazo, palabras bonitas, nuestro tiempo a amigos que lo necesitan, consejos… Tenemos el maravilloso poder de hacer feliz a nuestro prójimo, ¿no es increíble eso? ¿Quién no quiere ser feliz? ¿A quién no le gustaría que lo hicieran feliz? Sé esa persona que te gustaría conocer. Sé ese amigo que te gustaría tener. Se ese ser humano que le hace falta al mundo.

Y por último y para cerrar con broche de oro, mi consejo favorito de todo el libro. Lo siento, será largo pero les JURO que vale la pena leerlo (extraído totalmente del libro):

18. Crea tu mejor ser: Crea y vive una vida que sea tan buena que no importe si alguien aparece en ella. Dile sí a cada oportunidad para hacer nuevos amigos, conocer gente nueva, intentar nuevas aventuras. Ocúpate en vivir la vida de tus sueños, en lugar de buscar al hombre o a la mujer de tus sueños. Es como la mariposa proverbial: una vez que dejas de perseguirla, gentilmente se posará en tu hombro. En lugar de buscar al compañero adecuado, conviértete en la persona adecuada… por ti. Sé tu mejor ser, el más profundo, el más auténtico. Hazte atractivo para ti. 

  1. Hay alguien especial para todos. Si estás preocupada por convertirte en alguien más, el Sr. Adecuado quizá no se interese en ti, pues estará buscando a una mujer como la que tú rechazaste”.

¡WOW! ¿Recomendaría este libro? TOTALMENTE. Es un libro que regalaría a las personas que más quiero porque aprendes cosas tan bonitas y que llenan tu alma y tu ser de felicidad.
Si tienen la oportunidad de leerlo, háganlo.

Espero que todos tengan una noche hermosa y una semana excelente y recuerden nunca juzgar a un libro por su portada.

Les escribo luego.

Ana Lucía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s