30 day writing challenge

Expectativa vs. Realidad

¡Hola mis queridos lectores! Fíjense nomas que esta entrada ya se las había escrito toditita y se me borró. La escribí ayer que estaba de súper buen humor. Y no es que hoy no esté de buenas, sólo estoy cansada. Pero eso sí, el día de ayer fue un lunes perfectísimo en todos los sentidos y creo que mi semana pinta para ser muy muy buena, así que espero poder transmitirles un poquito de mi alegría y esta carga de positivismo que traigo. ¡Se las comparto!

Pero ahora, les tengo una preguntita. ¿Les ha pasado que hacen planes súper detallados que hasta “ya se vieron” llevándolos a cabo pero de la nada todo eso cambia radicalmente? Creo que nadie se salva de haber vivido algo así, ¿no? Pues de eso vamos a platicar hoy.
Les voy a contar de dos situaciones en las que ya tenía “mi futuro visto” pero que la vida decidió reírse un poquito de mí y cambiarme la jugada.
La primera sucedió este verano. Yo juraaaba que iba a estar en Estados Unidos viviendo la aventura de ser niñera y conocer Nueva York, pero por ciertas circunstancias de la vida y por unas oportunidades que aparecieron en el camino, terminé yendo a Guadalajara a tomar algunos cursos, y, ¿qué fue lo que pasó? Que justamente estar en Guadalajara era lo que yo necesitaba en ese momento de mi vida.
Necesitaba de nuevos aires, de un cambio de rutina. Necesitaba conocer, desprenderme, dejar ir. Necesitaba pasar tiempo con mi hermana para poder reforzar los lazos. Necesitaba de sus consejos, de su cariño, de sus palabras. Necesitaba que me enseñara a ver la vida desde una perspectiva diferente. Fue sólo viviendo eso que pude crecer y encaminarme hacia lo que quería. No cabe duda que por más que uno pone, Dios siempre dispone para nuestro bien.
Por otro lado, está una situación en el campo laboral. ¡Ufff! Yo ya me visualizaba tal cual en un escritorio de cierta empresa trabajando en algo padre y con gente padre. Pero por más de que las piezas estaban ahí para ser armadas, el rompecabezas no se podía terminar de armar. Fue así como acudí a mil y un entrevistas un tanto decepcionada comparándolas con el trabajo que yo realmente quería. Nada me llenaba pero tampoco podía esperar de por vida. Entonces, un mal día (sí, les juro por mi vida que era un mal día. Es más, era un PÉSIMO día), mi hermana me avisó de una vacante en un ambiente el cual también había cruzado por mi mente y que también me llamaba la atención. Pues, mis lectores, las cosas se pusieron por obra de Dios. En serio. Y aquí, ¿qué pasó? Encontré todo lo que necesitaba. TODO. Es impresionante cómo este trabajo era justo lo que yo había estado pidiendo. Así es la vida. A veces te tumba pero si te dejas ayudar, te puede ir mejor de lo que esperabas.

Como conclusión después de contarles mis anécdotas, podemos decir que por más que nosotros pensemos que nuestros planes son los mejores, la vida, si la dejamos fluir, se encarga de acomodar todo perfectamente de acuerdo a nuestras necesidades, a nuestros sentimientos, a nuestro pasado, presente y futuro.
Les aconsejo que si las cosas no salen como ustedes las habían planeado, primero que nada, agradezcan por todo lo que sí y todo lo que no tienen y después, simple y sencillamente dejen que la vida actúe.

Espero que tengan una hermosa semana.
¡Muchas gracias por leerme!

Les escribo luego.

Ana Lucía.

Anuncios

4 comentarios sobre “Expectativa vs. Realidad

  1. Oh Ana Lucia 😀 Me ha venido pasando esto justamente… últimamente. Y si tienes razón, hay que dejar las cosas en manos de Dios. Solo el sabe donde nos pone y con que personas. 🙂 He aprendido y entendido el significado de la frase “Si quieres que Dios se ria de ti, haz planes”. Y es por eso que ahora yo improviso jejeje…

    Te invito a hacerlo, se que lo estas haciendo.

    Un abrazo fuerte… Erika 😉

  2. No hay como dejar que la vida te sorprenda! Tus planes pueden de buenísimos, pero los que Dios tiene para ti ufff son muchísimo mejor de lo que tu puedes planear! Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s