Un poquito de inspiración

Como cada verano…

 – Está entrada la empecé a escribir mientras me comía y disfrutaba un bollito
de chocolate. –

Ahora sí.

Toda mi infancia fui gordita. Jamás comí en platos de “niños” y cuando iba a casa de mis amiguitas a comer y me servían en esos mini platitos obviamente pedía mi refill de comida una vez que me la terminaba, mientras que la anfitriona en cuestión dejaba la mitad de su plato lleno.
Como niña no piensas en dietas ni en cuánto tiempo tienes que correr para quemar las calorías de esas donitas que te comiste en el recreo. Sólo disfrutas sin remordimientos.
A pesar de eso, llegó el día en el que probándome ropa, con lágrimas en los ojos, le dije a mi mamá que nada se me veía bien. Y sí, mientras más crecía más insegura me sentía, además de las críticas de mis compañeritas. Por esa inseguridad empecé mi primera “dieta” (o sea dejar de comer taaaaanta comida chatarra) y desde entonces ese trauma me ha ido acompañando. Pero sí, esta es una de las historias más comunes entre mujeres.

Años más tarde, justo cuando empiezo a aceptar mi cuerpo y a sentirme cómoda, estalla el boom de las redes sociales (y no, no me estoy desviando del tema al que quiero aterrizar, eh).
No me van a dejar mentir pues es algo que siempre escuchamos, pero día a día nuestros ojos son testigos de un gran contenido en redes sociales que muestran una vida “perfecta” y torpemente lo tomamos como referencia. Yo lo he hecho y sé que no soy la única. He caído en el juego de la comparación con esas fotos de vidas y personas “perfectas”.
¿Por qué escribo esto ahorita? Porque el verano ya llegó y muchas nos obsesionamos con esta idea del “bikini body” y ahora mismo son las fotos que abundan en redes sociales.
El otro día estaba buscando en Instagram a alguien “normal” y segura. Alguien que se saliera de este concepto que nos venden de “persona perfecta” y fue muy difícil encontrar cuentas que compartieran su realidad.
Claro, miles intentamos dar el mensaje motivador de ‘todos los cuerpos son diferentes’, ‘si te gusta, póntelo’, ‘no hay un cuerpo imperfecto’, y ‘cada quien tiene su propia belleza’, y sí, TODO es verdad, pero no todas tienen tenemos la valentía de realmente ponerlo en práctica en nuestras vidas. No todas tomamos nuestros propios consejos.
Por ejemplo, obviamente yo intento transmitir ese mismo mensaje de amor propio, pero en el instante en que veo fotos en Instagram empiezo a pensar en cómo voy a bajar de peso para poder verme bien en verano. Esta presión no sólo me pasa a mí, muchísimas más personas la sienten y llega a ser muy peligrosa porque hasta ponen en riesgo su salud.

Pero entonces, ¿por qué no querernos? De todos modos vamos a vivir toda una vida con nosotros mismos, sería mejor si viviéramos queriendo cada parte de nuestro ser, ¿no creen? Sé que el quererse y aceptarse a uno mismo es un trabajo del día a día, y todo este proceso se vuelve aun más difícil cuando te empiezas a comparar con otras personas y con otras vidas.
Está bien tomar de inspiración/motivación a alguien que cuide de su cuerpo porque todos deberíamos cuidar de él, pero tenemos que ser inteligentes para no dejarnos arrastrar hacia la comparación.
Sí, cada uno somos diferentes, somos únicos, y no hay un cuerpo igual a otro. Cuando  procesemos y aceptemos esta idea, el querernos a nosotros mismos va a ser un poco más sencillo.

bdc952f4b7f8641d88563cda56e9a03f

Querido lector, quiérete y apréciate. Si tienes un cuerpo que te da la facilidad de moverte, agradécelo y cuídalo. La salud es lo más importante y no todos gozan de ella.
El ser “perfecto” no te garantiza una vida bonita. Tu personalidad, tus sentimientos y tus habilidades te van a llevar mucho más lejos que eso. Recuerda que eres más que un cuerpo y vales más que una talla.

Que tengan un lindo día.

Ana Lucía.

Anuncios

3 comentarios sobre “Como cada verano…

  1. Me da gusto que hayas escrito sobre este tema, de verdad es algo de lo que nos hace falta mucha conciencia y a veces tenemos miedo de no cumplir esas expectativas que vemos por todos lados. Pero la respuesta, como dices, siempre es apreciar lo que somos y amarnos a nosotros mismos, así de sencillo, sin compararnos con otros. Porque creo que hay belleza en lo que llamamos “defectos”, además ¿quién es lo suficientemente perfecto cómo para definir qué es un defecto o no lo es? o ¿cómo debería verse nuestro cuerpo?….

    Te mando un abrazo Lulú. ❤

    1. Gracias por leer Xaydy!! Exacto así como dices además de que nuestros “defectos” o “imperfecciones” son lo que nos hacen únicos ☝🏼️🙌🏼.
      Un abrazote, amiga💕!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s