Un poquito de inspiración

Lecciones del 2017: Sobre la amistad.

Si hay algo de lo que nunca dejo de aprender es de la amistad. Pienso tantas cosas que no sé ni por dónde empezar.
A lo largo de la vida, amigos van y amigos vienen. Pienso que hay un tipo de amigos por temporadas, esos que vienen a tu vida con un sólo propósito y en cuanto lo cumplen, se van. También están los amigos ‘de toda la vida’, aquellos que perduran a través del tiempo y de las circunstancias. Pero uno nunca, nunca, deja de aprender de la amistad.
Les comparto lo que, personalmente, aprendí este año.

1. La amistad funciona diferente para cada quién: Muy como una de mis lecciones sobre el amor… Puede haber alguien que vea a diario a su mejor amigo y ¡qué padre! Pero puede haber alguna situación como la mía que vea a sus mejores amigos una vez a la semana, ir por un café cada 15 días o hasta una vez al mes, y la amistad funciona igual. Siento que en mí, la amistad funciona bien así. Sin saturarla. Con libertad.

2. El tiempo es aliado en sanar: ¿Quién no ha tenido algún problema con su mejor amigo? Creo que la mayoría. Mi cuarto de siglo en la Tierra me ha enseñado que el tiempo ayuda a sanar heridas. En cuanto a problemas con amigos, a veces se necesita tomar un espacio, tomar un respiro y así poder reflexionar y seguir con la amistad.
La amistad también es amor, y si ese amigo en realidad te quiere y en realidad está destinado a estar en tu vida, ahí estará. A pesar de los tiempos malos.

3. Así como hay amistades diferentes, hay amigos diferentes: Y esto te va enseñando con quién sí y con quién no. A quién le cuentas, a quién le confías, en quién puedes contar y con quién ser más reservado.

4. Escucha lo que tú sientes: Se me hace muy difícil creer en la vibra y/o energía, pero hay algunas personas que de verdad su vibra, energía, alma o como ustedes le quieran decir, es demasiado fuerte. Hay personas que conozco que su vibra es completamente positiva y real, y en serio que uno se siente taaan bien estando con ellas. Pero por otro lado, hay personas que su vibra es un poco más pesada y que en vez de aportarte algo bueno, te roban la paz. Aquí es cuando tú mismo tienes que aprender a escuchar, a sentir, y tomar la decisión de irte o quedarte. No siempre uno tiene que alejarse si no aprender a balancear y a que no te afecte esa mala vibrilla.

5. Se recíproco: Personalmente, siento que en esto tengo que trabajar mucho más porque a veces el cansancio, los problemas personales, o el estar muy ocupada, me ha hecho no estar al 100 con mis amigos. Sí, hay veces que nos vamos a saturar con todo lo que la vida nos arroja, pero creo que nada nos cuesta enviar un mensajito para hacerle saber a nuestros amigos que ahí estamos.

Los amigos son como ángeles. Queridos lectores, disfruten mucho de sus amigos, quiéranlos y apapáchenlos mucho. Estén siempre para ellos porque todos necesitamos ser escuchados y ser amados.
Les deseo un año lleno de amistades reales, divertidas y bonitas.

¡Les escribo pronto!

 

Ana Lucía.

Anuncios

Un comentario sobre “Lecciones del 2017: Sobre la amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s